3

Coaching ejecutivo

Share on Facebook2Share on LinkedIn4Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someonePrint this page

El coaching se ha convertido en los últimos años una metodología de gran eficacia para resolver situaciones problemáticas, para clarificar y alcanzar objetivos, para desarrollar planes de acción, potenciar la responsabilidad e incrementar el grado de conciencia sobre una determinada actuación y las posibilidades de elección o en general sobre el potencial de una persona.

Tiene numerosas influencias, desde el deporte, la PNL (programación neuro-lingüística), la psicología humanista y la filosofía hasta las tradiciones espirituales orientales.

La ICF (International Coaching Federation) define el coaching como “una relación profesional continuada que ayuda a obtener resultados extraordinarios en la vida, profesión, empresa o negocios de las personas. Mediante el proceso de coaching, el cliente profundiza en su conocimiento, aumenta su rendimiento y mejora su calidad de vida”.

 

Origen del coaching

Existen diferentes ideas sobre el origen del término coaching. Sin embargo parece que el origen podemos encontrarlo en los siglos XV y XVI cuando empezó a hacerse popular la ciudad húngara de Kocs, situada a unos 70 kilómetros de Budapest, ya que se convirtió en parada obligada para todos los viajes que se hacían entre Viena y Pest.

En estos viajes se empezó a hacer muy común el uso de un carruaje caracterizado por ser el único provisto de de un sistema de suspensión lo cual le hacía destacar por su comodidad frente al resto de carruajes tradicionales. Así empezó a hablarse del carruaje de Kocs como símbolo de la comodidad.

Por lo tanto, la palabra coach (coche) es de origen húngaro y designaba un vehículo tirado por animales para trasportar personas. El término luego pasó al alemán como kutsche, al italiano como cocchio y al español como coche.

De la misma forma que el coach cumplía la función de trasportar personas de un lugar a otro, el coaching también trasporta personas de un lugar a otro, es decir, del lugar donde se encuentran, hasta el lugar donde quieren llegar. Sin embargo, el coach no es quien carga con el peso del viajero, ni es quien decide la dirección, ni quien toma las decisiones del “viaje”. Es el coachee el que asume todas estas decisiones. La responsabilidad está enteramente en sus manos.

Más tarde, el término coaching parece aplicarse por primera vez en el ambiente universitario británico a mediados del siglo XIX: “To prepare (a candidate) for an examination; also o train for an athletic contest; as a boa trace.” El verbo “To coach” en inglés significa “entrenar”.

 

Coaching ejecutivo

Las técnicas de coaching se aplican a diferentes contextos de la vida de una persona: coaching personal, deportivo, político, ejecutivo… la metodología sigue siendo básicamente la misma, aunque pueden variar algunas técnicas o enfoques concretos.

En este post nos centramos en el coaching ejecutivo y en particular en el coaching como herramienta de trabajo del directivo, del líder, del responsable de unos resultados con un equipo de personas a su cargo.   Bajo esta perspectiva aparece un nuevo concepto, el líder-coach: el líder que utiliza los principios y herramientas del coaching para le desarrollo de su equipo. El líder con la capacidad para integrar a los empleados en un proyecto común que implique mucho más que el logro de unos resultados cuantitativos, el aumento de la motivación, la posibilidad de disfrutar del trabajo y encontrarle un sentido. Este concepto de liderazgo encaja perfectamente con la filosofía del coaching y se convierte en manos del directivo en una herramienta muy poderosa.

Así, podemos definir el coaching como: “un proceso de introspección y entrenamiento, individual o grupal, que se caracteriza por estar bien planificado y estructurado, ser confidencial, y estar dirigido a que las personas del equipo desarrollen o inhiban determinadas competencias para mejorar su desempeño y garantizar el uso de todo su potencial o, en su caso, adaptarse a las necesidades de la organización”.

En el contexto empresarial podemos decir que existen dos aplicaciones del coaching en función de los objetivos que se persiguen:

  • El coaching para el desarrollo directivo, en el que el foco se centra en el desarrollo de competencias para que el coachee alcance posiciones directivas, y,
  • El coaching para el desarrollo del desempeño, enfocado en la mejora de competencias relacionadas con el puesto actual del coachee.

El coach no aporta las soluciones de mejora, solo ayuda a reflexionar de forma estratñegica. Es un espejoque refleja una imagen del coachee, porporcionando un feedback, fiel, oportuno y objetivo.

El coach no da soluciones, sino que favorece la búsqueda de nuevas alternativas o enfoques a los problemas planteados y acelera los procesos de cambio, la incorporación de nuevas conductas y la consecución de resultados extraordinarios.

El coach no se centra en el pasado, en las causas del problema o en la situación actual, sino que mira al futuro para buscar nuevas alternativas de  conducta.

El coach colabora con su coachee para que este tenga posibilidades de alcanzar el éxito. El es el máximo responsable porque él es quien toma las decisiones.

El coach solo actúa como facilitador del cambio.

 La relación coach-coachee está basada en un trato de equidad, de igual a igual, olvidando las relaciones jerárquicas de poder.

Ayuda a identificar los puntos fuertes y las áreas de mejora. El coachee tiene que descubrir que comportamientos y estrategias son poco efectivas, de forma que sean el principio de su desarrollo y la mejora de su actuación profesional.

Por último, el coach facilita el seguimiento y la evaluación personalizada del desarrollo tanto a corto como a largo plazo.

 

Resumiendo…

Por lo tanto, el coaching es una metodología dirigida a invertir en el desarrollo del equipo humano de la empresa, en directivos reconocidos por su valía, en personas claves o con futuro dentro de la organización, en personas de bajo rendimiento, directivos, mandos o colaboradores que se resisten a un cambio. Sea para desarrollar el talento o el potencial de las personas o para modificar o cambiar algunos de los comportamientos asociados a determinadas competencias, el coaching es una herramienta clave en la gestión de los recursos humanos que permite promover el desarrollo de los profesionales de una organización ya que proporciona ayuda profesional, busca el compromiso y la confianza en la persona y en la relación y persigue en última instancia que las personas lleguen a hacer más de los nunca hubieran imaginado…