La influencia del cliente es clave para las iniciativas estratégicas

Share on Facebook6Share on LinkedIn5Tweet about this on TwitterShare on Google+3Email this to someonePrint this page

EstrategiasEl nuevo Pulse of the Profession® de PMI revela que ha llegado el momento de que las organizaciones se enfoquen en mejorar la dirección de proyectos, programas y portafolio y su alineación con la estrategia.

El poder de los clientes informados y que conocen de tecnología incrementará la importancia de la agilidad organizacional y señala la necesidad de iniciativas estratégicas adicionales.

La investigación Pulse of the Profession® informa que un 11% de cada dólar gastado en proyectos se pierde. Las organizaciones pueden mejorar su rendimiento para reducir el riesgo de pérdida de muchas formas. Teniendo en cuenta que el mercado cambia rápidamente y que la economía mejora lentamente, el tiempo de actuar es ahora.

Las empresas se dan cuenta de que deberían desempeñarse mejor, pero aún hay una gran brecha entre el estado deseado y el estado actual. La mayoría de los proyectos (58 por ciento) no están alineados con la estrategia organizacional. Casi la mitad (44 por ciento) de las iniciativas estratégicas no son exitosas. Sólo un 15 por ciento de las organizaciones reportan una agilidad alta.

Personas, Procesos y Resultados

El estudio del Pulse of the Profession® de PMI descubre que, para incrementar el éxito, las organizaciones se deben enfocar en:

  • Personas (desarrollando el talento y las prácticas para desarrollarlo; una transferencia de conocimiento efectiva; gestionando a los empleados a través del cambio organizacional; asegurando que los patrocinadores ejecutivos estén en el lugar correcto para ayudar a dirigir el cambio organizacional);
  • Procesos (estandarizando y madurando las prácticas de la dirección de proyectos, programas y portafolio); y
  • Resultados (asegurando que el resultado del proyecto produzca los beneficios esperados por el caso de negocio). Dada la situación actual de los mercados, las organizaciones de alto rendimiento obtienen mejores resultados que las de bajo rendimiento en lo que a gestión del cambio se refiere, porque mueven exitosamente a la organización del estado actual al estado deseado, involucrando activamente a los patrocinadores ejecutivos. Adicionalmente, las organizaciones de alto rendimiento son mejores en la gestión del talento, porque proveen capacitación continua y procesos formales para desarrollar y madurar a su gente.

La investigación Pulse of the Profession® distingue a las organizaciones de alto rendimiento y las de bajo rendimiento combinando los resultados de tres indicadores clave:

  • Porcentaje de proyectos finalizados a tiempo en los últimos 12 meses
  • Porcentaje de proyectos finalizados dentro del presupuesto en los últimos 12 meses y
  • Porcentaje de proyectos que cumplen exitosamente con las metas originales y las intenciones de negocio del proyecto

El 80 por ciento de los proyectos de las organizaciones de alto rendimiento, o más, logran estas tres medidas. En el caso de las de bajo rendimiento, sólo un 60 por ciento de sus proyectos, o menos, las alcanzan.

El informe también muestra que las de alto rendimiento son significativamente más propensas a comprender el valor de la dirección de proyectos que las de bajo rendimiento; tienen una oficina de dirección de proyectos; han estandarizado sus prácticas; y poseen una alta madurez en la dirección de proyectos, programas y portafolio.

En cuanto a la realización de beneficios, las de alto rendimiento identifican, miden y comunican efectivamente los beneficios esperados de sus proyectos y programas. Las organizaciones altamente maduras en realización de beneficios logran que en promedio un 73 por ciento de sus iniciativas estratégicas cumplan con los objetivos y las metas del negocio, en comparación con un 44 por ciento para las organizaciones con baja madurez en la realización de beneficios.

En conclusión, las de alto rendimiento reportan el doble de iniciativas estratégicas exitosas en comparación con las de bajo rendimiento, y pierden 12 veces menos dinero en proyectos fallidos.

Además, las de alto rendimiento tienen tres veces más probabilidad que las de bajo rendimiento (31 por ciento contra 9 por ciento) a tener altos niveles de agilidad organizacional. Están en una mejor posición para adaptarse cuando se necesitan nuevas iniciativas estratégicas para hacer frente a los cambios en las demandas y expectativas de los clientes, que en última instancia determinan la estrategia.

El mensaje de la investigación Pulse of the Profession® para las organizaciones es que este es el momento de centrarse en las personas, los procesos y los resultados. La economía está mejorando; los consumidores se han convertido en una parte clave de la agenda de los ejecutivos. Este informe sugiere que el enfoque estratégico en estas tres áreas conducirá a iniciativas estratégicas más exitosas.

 

Visite PMI.org/Pulse para descargar el informe.