Las preguntas en el coaching

Share on Facebook0Share on LinkedIn0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Email this to someonePrint this page

Las preguntasHace 02 años escribí un post relacionado a los pilares del coaching, las cuales se desarrollan en la conversación de coaching, pero ¿qué posibilita que esas tres caracterísitcas o pilares del coaching se den? El instrumento de trabajo del líder-coach que la posibilita es la pregunta.

“La pregunta como contraposición al consejo, la instrucción o la orden.”

Preguntas que invitan a la observación, a la reflexión y el aprendizaje. Las preguntas que utiliza el coach son preguntas eficaces y poderosas que elevan la conciencia y la responsabilidad. Son preguntas abiertas que fuerzan a las personas a pensar por sí mismas. Las preguntas cerradas las libera de tener que hacerlo.

Las preguntas abiertas requieren respuestas descriptivas que propician el desarrollo de la conciencia, de la observación y la reflexión sobre un asunto o situación, mientras que las preguntas cerradas son demasiado limitadas, ya que las respuestas de sí o no nos cierran la puerta a la observación de más detalles y de otras perspectivas.

Las preguntas más efectivas empiezan por interrogantes que cuantifican o deducen algunos hechos: Qué, cuándo, cómo, quién, dónde, cuánto,… Sin embargo por qué no es una pregunta porque se centra en el pasado, en el por qué de lo que pasó, puede implicar una crítica y poner al coachee a la defensiva o puede proporcionar justificaciones tranquilizadoras y por lo tanto no aumentar la conciencia sobre el asunto en cuestión.

Por otra parte, las preguntas deben seguir un proceso de lo general a lo particular, comenzar de una manera amplia para ir concentrándose cada vez más en los detalles. De esta manera se mantiene la concentración y el foco en aquellos aspectos que pueden ser importantes y podrían pasar inadvertidos.

Esto no quiere decir que el coach establezca la dirección de las preguntas, si lo hiciera estaríamos hablando de un interrogatorio con un guión preestablecido por parte del coach, lo cual disminuiría el interés y la responsabilidad del coachee. Las preguntas no pueden prepararse de antemano, esto irrumpiría el flujo, la espontaneidad de la conversación, y la conversación debe fluir.

El líder-coach debe permitir que el colaborador elija y explore los aspectos que para él tengan más importancia. Si lo hace así, será mucho más consciente de las posibles alternativas de solución. Sin embargo, el coach puede presionar y ponerse incómodo cuando detecte aspectos que el coachee está eludiendo o no ha mencionado, ¿qué razón hay para que no lo haya hecho? ¿existe alguna limitación? ¿algún punto débil? A medida que esta limitación se va haciendo consciente, se va elevando la conciencia sobre ella, la sensación de malestar se reduce y las alternativas y posibilidades de cambio se acrecientan. Una herramienta que puede utilizar el coach es la Rueda de la Vida que consiste en un círculo dividido en diez secciones en las cuales el coachee escogerá un aspecto a tratar en cada sección para luego puntuarla del 1 al 10. Luego el coach preguntará al coachee acerca de las tres menos puntuadas y las tres más puntuadas para determinar la orientación de la entrevista.

Puedes descargar la Rueda de la Vida aquí

Otra condición que deben reunir las preguntas eficaces en coaching es que no deben llevar una respuesta implícita, es decir, que en la propia pregunta se entrevea lo que el coach espera oír o un juicio crítico sobre el comportamiento del coachee: ¿cómo es posible que pasaras por alto este punto?

Las preguntas deben ser sobre todo auténticas, a continuación las más utilizadas:

  • “¿Y qué más?”, usado al final de la mayoría de respuestas, invita a hablar más. El silencio absoluto también invita a hablar más, mientras como coach te puede dar tiempo para pensar pero siempre y cuando sin perder la atención total del diálogo con el coachee.
  • “Si conocieras la respuesta, ¿cómo sería?”, ayuda al coachee a superar un posible bloqueo.
  • “¿Cuáles serían las consecuencias de eso para ti o los demás?”
  • “¿Qué criterios estás aplicando?”
  • “¿Cuál piensas que sería el aspecto más difícil o el mayor reto de esto”
  • “No se me ocurre otra idea al respecto, ¿y a ti?”
  • “¿Qué puedes ganar/perder al hacer/decir esto?”
  • “Si alguien te dijera/hiciera esto, ¿qué sentirías, pensarías o harías?
  • “¿Qué estás dispuesto a hacer?”

Este es el gráfico que debe tratar de cumplirse:

Pregunta coaching