Los Warrants, ¿qué son?

Share on Facebook3Share on LinkedIn1Tweet about this on TwitterShare on Google+2Email this to someonePrint this page

Los Warrants otorgan a su poseedor el derecho teórico, no la obligación, a comprar (CALL) o a vender (PUT) un número determinado de títulos sobre un activo (Subyacente) aun precio establecido (precio de ejercicio o strike) y hasta una fecha fijada de antemano (vencimiento).

Un Warrant es, por lo tanto, un contrato a plazo.

 

Un ejemplo que ayudará a entender mejor el concepto de warrant es imagina a un entrenador de un determinado equipo de fútbol que debe realizar un fichaje estrella para la próxima temporada que está por comenzar y en Brasil descubre a un jugador joven que promete ser un verdadero crack (cualquier parecido a la realidad es pura coincidencia). Pero el jugador comunica que no se puede ir mientra tenga un compromiso con su equipo, para lo cual el entrenador le dice que cuando lo termine se podrá incorporar al equipo fijando el precio del jugador en 20.000.000,00 € (20M).

 

¿Qué posibilidades tiene el entrenador?

Tiene dos posibilidades:

  1. Comprar directamente el jugador promesa y asegurarlo para la próxima temporada. Se asegura de esta forma poder contar con ese jugador para el próximo año.
  2. Comprar el derecho, no la obligación, a adquirir ese jugador dentro de 1 año.

La primera posibilidad supone el desembolso de los 20M. De esta forma el jugador pasa a estar comprometido con el equipo para el próximo año con todas sus consecuencias.

La segunda requiere el pag de un prima de, por ejemplo, el 10% que sería 2.000.000,00 € (2M) y al cabo de un año se pagará (en el caso de seguir interesado en el jugador) el precio acordado, es decir los 20M. En este caso se tendría la opción de compra sobre el jugador, no la obligación de comprarlo.

 

¿Qué sucedería si el jugador sufriera una grave lesión que le impidiera jugar fútbol?

Si se ha comprado el jugador (posibilidad 1), se habrá perdido toda la inversión realizada. Nadie querrá comprar a ese jugador que está lesionado y que no puede jugar fútbol. Se perderán, entonces, los 20M que costó.

Si compró la opción a adquirir el jugador (posibilidad 2) y éste se lesiona, simplemente NO se ejercerá esa opción y la pérdida se limitará a los 2M pagados por la opción de compra. Si en un año el jugador es, efectivamente, un crack del fútbol se ejercerá la opción pagando por el jugador 20M.

Obviamente siempre existirá alguien dispuesto a pagar más de los 2M que se pagaron en un inicio por la opción a medida que se verifique la valía del jugador, lo que supone que será posible vender esa opción de compra a otro club interesado en el jugador.

De este forma, si otro equipo de fútbol, al cabo de unos meses, está interesado en adquirir el jugador y ofrece 3M por la opción de compra, podrá revenderse la opción (eso si interesa al club) siendo el beneficio de 1M, es decir, un 50%.

 

Expresado en términos financieros:

Un warrant de compra (CALL) sobre Telefónica con precio de ejercicio 20€, prima de compra (precio ask) de 1€ y fecha de vencimiento en 12 meses equivale a decir que se está pagando 1€ para tener el derecho teórico, no la obligación, a comprar Telefónica a 20€ en el plazo de 12 meses. Siempre que la acción cotice a un precio superior al precio del ejercicio (también llamado strike) más la prima pagada por ese derecho, se estará dispuesto a hacer vale esa opción (derecho) adquiriendo la acción al precio de ejercicio o strike del warrant. En cualquier caso, el inversor podrá vender su warrant en la Bolsa dado que es un producto que goza de una elevada liquidez.

En el caso de un warrant de venta (PUT) sobre Telefónica con precio de ejercicio 19€, prima de compra (precio ask) de 1,05€ y fecha de vencimiento en 12 meses, equivale a decir que se está pagando 1,05€ para tener el derecho, no la obligación, a vender Telefónica a 19€ en el plazo de 12 meses. Siempre que la acción cotice a un precio inferior al precio de ejercicio menos la prima pagada, se estará dispuesto a hacer valer esa opción vendiendo la acción al precio de ejercicio o strike del warrant.

 

Conclusión

Al adquirir un warrant CALL, el comprador tiene una posición alcista sobre el Activo Subyacente. El incremento de precio del Activo Subyacente lleva aparejado el incremento del precio del CALL.

Al comprar un warrant PUT, el comprador tiene una posición bajista sobre el Activo Subyacente. El PUT aumenta su valor cuando el Activo Subyacente baja de precio.

 

Fuente: “Manual completo para la inversión en warrants” de Société Générale.

  • Luis Junes

    Justo hoy estaba leyendo unos artículos relacionados a Warrants y me acordé de que hace tiempo en tu blog pusiste una explicación de esto. Puse en google “warrants luis reyes” y saliste el primero. Buena explicación doc.

    Luis

    • Muchas gracias Luis.

  • Luis Junes

    Por cierto en una parte dices que el precio a pagar luego del warrant es 60M? no debería ser 20M?

    • Cierto, la cantidad a pagar sería de 20M. Ya lo he corregido.

      Un saludo y muchas gracias por visitar mi blog.