No hay necesidad de saberlo todo

Share on Facebook24Share on LinkedIn1Tweet about this on TwitterShare on Google+6Email this to someonePrint this page

No hay necesidad de saberlo todoMuchos directores de proyectos sienten la necesidad de ser los expertos que tienen la respuesta a cada pregunta para mantener su autoridad. Piensan que solicitar ayuda o admitir que desconocen algo es un signo de debilidad.

El hecho es que si usted no sabe algo y desperdicia tiempo y energía tratando de encontrar la respuesta usted mismo, o peor aún, comete un error costoso basado en un falso conocimiento, nadie se beneficia, mucho menos usted. Una vez expuesto su engaño, su credibilidad habrá sido destruida, y junto con ella, su habilidad para liderar efectivamente.

Aunque parezca extraño, la mayoría de la gente parece feliz al ofrecer ayuda cuando alguien se la solicita, pero se sienten demasiado avergonzados para solicitar ayuda ellos mismos. Pero los líderes fuertes, gerentes y miembros del equipo superan esta “timidez” y se toman el tiempo para entender claramente lo que desconocen. Después, buscan ayuda para construir su conocimiento.

La clave es formular las “preguntas correctas”. Esto lo hace a usted un mejor líder y permite mostrarle a su equipo que está bien solicitar ayuda. Todos ganan al solicitar apoyo cuando se lo necesita. La energía desperdiciada al luchar para resolver un problema puede ser utilizada en propósitos positivos.

El poder de “no saber” también abrirá la comunicación bi-direccional dentro de un equipo, generando toda clase de eficiencias. A continuación, dos ejemplos sobre cómo poner a trabajar el poder de no saber:

  • Delegar. Algunas veces, es mejor delegar las tareas a un experto que sepa cómo hacer el trabajo bien y rápido. Estoy seguro de que todos podríamos aprender a usar tablas dinámicas en Excel. Pero, ¿vale la pena gastar varias horas luchando cuando un experto, aún cuando sea el miembro más joven del equipo, puede resolver el problema en unos pocos minutos?
  • Involucrar a los miembros del equipo. Solicite a un miembro del equipo que le explique en detalle el desafío en el que ella o él esté trabajando. Usted aprenderá la verdad sobre la tarea en curso y una idea clara sobre la manera en que ella o él trabaja.

Al alentar a su equipo a formular preguntas se reducen los errores, se libera la comunicación y se mejora el flujo de información de manera positiva. Parece obvio, pero no sucederá sin un empujón en la dirección correcta.

Cosas que usted puede hacer como líder para estar abierto al “no saber” son:

  1. Dejar de hablarse a sí mismo y decidir preguntarle a alguien más.
  2. Decidir quién será esa persona a la que le preguntará.
  3. Preparar la conversación. Escribir qué es lo que va a preguntar y cómo espera que esa persona responda.
  4. Programar una reunión con la persona y prometerse a usted mismo que le pedirá ayuda y que estará abierto a sus sugerencias.
  5. Contarle a alguien más sus intenciones; alguien que le haga a usted responsable de llevar a cabo la reunión y solicitar ayuda.

Realmente, está bien reconocer lo que usted no sabe y pedir ayuda. La habilidad está en formular preguntas efectivas para obtener las respuestas correctas, y luego tener el conocimiento sobre cómo usar la información resultante.

Ahora le toca a Usted pensar, ¿Cómo convierte la falta de conocimiento (como barrera ante el éxito) en un catalizador para resultados positivos?

 

Traducido de Blog Voices on Project Management